martes, 28 de julio de 2009

divago


En esta vida, pasamos siempre por situaciones traúmaticas. Debemos soportar momentos incómodos, que no es lo mejor y que nos pueden debastar rapidamente. Una de las cosas que duele también, es cuando debemos separarnos de la persona que nos ha entregado un sentimiento importante. Es increíble como nuestra mente es tan lenta y dimensiona tardiamente todo. Personalmente tarde casi cuatro días en asumir el fin de todo, y fue debastador, pero sanador al mismo tiempo.
Mucha gente suele guardar la rabie e impotencia dentro, lo que conlleva que haga estupideces, o que vivan colgando de la esperanza de 'volverá'.
Uno no termina una relación cuando dice: 'Se acabó, no quiero más, no puedo'. Una relación termina cuando el amor que se tienen se esfuma del corazón, cuando al verlo no siente nada, cuando al leer o escuchar sus palabras ya no causan nada en el interior, ahí recién es cuando el lazo se corta y no existe nada.
Es difícil asumir todo, de un momento a otro te ves 'solo', y hace unos dias estabas acompañado. Pero uno no debe confundirse ni poco menos hecharse a morir, las cosas pasan y se deben vivir. Nadie dice que la pena no existe, que el dolor mismo no existe. La vida sigue y es lo importante. Nadie dice que alomejor a futuro 'eso' no funcione o que talvés se recapacite, pero no se debe vivir por siempre con esa esperanza.
El amor duele, pero aveces es bueno que duela, porque asi nos damos cuenta de la realidad y que nadie puede vivir como un ser sin sentimientos, como un robot que no quiere a nadie. El amor duele y siempre será asi.-

Como dice sabiamente una canción... "Poder decir adiós, es crecer".-

4 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

No es el amor el que duele, sino el desamor. Ese es el que nos marca. El que nos deja huella. Al amor ya volveremos después, pero es por culpa del desamor que tenemos miedos.
Y está bien. Está bien tener miedos, allá cada uno con ellos.
El detalle está en qué tanto sabemos dejar ir; porque eso no nos lo enseñan. Por lo general, nos venden la idea de "siempre lucha por lo que quieres, pase lo que pase", ¿y si eso (o esa persona) que quieres no necesita que luchemos por él? He ahí el dilema.

Un abrazo.

Sofía dijo...

Totalmente cierto... hay que enfrentar los problemas para solucionarlos en primer lugar, por mas que duela o por mas que tengamos que soportar problemas incómodos. seguro que no vamos a ser como tal robot.

Jose D. Cadavid E. dijo...

Á-ni-mo!

franco ferreira dijo...

me encantó el post... Y cuánta razón tiene Cerati cuando dice eso.
Lo importante es que tu te has dado cuenta a tiempo de que el amor duele, pero que a veces es bueno que duela.
Lo importante es aprender de cada dolor, porque en algún momento sabrás qué hacer y cómo hacerlo, para que los dolores no sean tan intensos y finalmente desaparezcan. es la magia del amor...

Oye, y dónde estudias futura colega? Aquí le manda saludos un periodista consumido... quiero decir, consumado, jejeje

Cuídate mucho. Y pasa a verme cuando gustes ;)