miércoles, 25 de noviembre de 2009

cuando ya no existe salida

Amor:

Qué difícil es escribir todo lo que siento en un papel. Plasmar un adiós definitivo sin dejar escapar ningún detalle, en especial para ti, trozo de mi vida.

Los recuerdos ahora pasan por mi cabeza más rápido que nunca, son como flashes automáticos que logran cegarme para no pensar en lo que se me viene ahora, en que no podré sentirte nunca más cerca. Cada detalle, cada risa, cada llanto incluso, son lo único que logro ver, mientras el fuego comienza arrasar con los muebles y cortinas destruyendo todo aquel espacio desde el cual escribo para ti.

La vida es tan irónica. Años amándonos y por el orgullo dejamos todo de lado. Que tontos, dejamos que la vanidad nos ganara y nos separara, pero creo el amor siempre fue fuerte y logró juntarnos otra vez. Quiero que entiendas que siempre amé cada detalle de ti, desde tu despertar por las mañanas, hasta tu beso por la noche... sin duda eres lo que más quiero en este mundo, eso es lo que eres.

Cuando escuché la explosión en el piso anterior, mi primera reacción fue la de correr a mi oficina. En el pasillo, otros dos tipos corrían y comentaban el hecho. Decían que un hombre había dado la llave de las estufas de los cuatro pisos del edificio. Su mujer lo abandono y al parecer, la amaba tanto que no soportó estar solo, así que optó por el camino más fácil y terminar con su dolor para siempre.

No sabes el miedo que siento, las vigas de apoco caen al piso y el fuego parece no cesar. Estoy quedando atrapada en medio de una ola incesante de calor. Si de morir quisiera, jamás hubiera sido bajo este terror, simplemente quiero tener una sonrisa que logré disipar las lágrimas, y llevarme el mejor recuerdo.

Más que una obligación moral, es una recomendación que nos hará bien a los dos; recordémonos de la mejor manera, como verdaderamente solíamos ser. Debes quedarte, y lo sabes. Sigue y mira siempre hacia adelante, y por sobre todo, sigue siendo aquel hombre de gran corazón, que a primera vista me atrapó, me enamoró.

Se me acaba el tiempo y también el papel... una pequeña chispa acaba de alcanzar mi chaqueta. Tengo un miedo que no lograras imaginar nunca, pero creo esto terminará luego y estaré tranquila, porque dije todo.

A mis viejos diles que los amo, y que siempre estaré agradecida por todo lo que me dieron, por cada minuto de su vida que me dedicaron. A mi hermana que sin duda siempre fue importante para mí, que me comprendió y me ayudo en cada caída. A mis amigos, que por algo se ganaron ese espacio en mi corazón y que siempre estarán en mí, aunque físicamente no esté ahí.

Solo un favor te confiaré. Ve a Valparaíso y siéntate en aquella pileta donde nos juramos que seríamos eternos, quizás logres sentirme a tu lado.

Todo se ha vuelto un infiero aquí. Me despido pensando en lugares, momentos y sensaciones a tu lado ¿Qué más puedo pedir? Quiero cerrar mis ojos y simplemente dejar de respirar. Haré un alto en mi vida para siempre. Te amo es poco, pero me sale del corazón. Te amo es poco, pero fue mi única verdad.

2 comentarios:

young_supersonic dijo...

HAY NIÑA, QUÉ PASÓ ESTA VEZ.

PORQUE TE LEO ASÍ DESPIDIÉNDOTE AL BORDE DEL DESGARRO??

SÍ, ESTE AÑO ESTOY INCURSIONANDO EN LA POESÍA. ESTOY UN TALLER... MEJOR LEE MI FLICKR.

BESOS.

Sofi dijo...

Que lindo que está escrito.
Sabes? Me pasó tres mil veces lo mismo. No con el amor, con la vida, directamente. Ganas de insultar a todo el mundo por las cosas que dicen a veces.